El Covid-19 alterado nuestro día a día de una manera más que patente, y la dimensión de su impacto a nivel mundial está aún por ver. En el Grupo Fagor el bienestar de la comunidad y de las personas es la prioridad principal y, por tanto, el objetivo de todas las cooperativas del grupo es garantizar en todo momento la salud de sus trabajadores y trabajadoras. A su vez, estamos trabajando aplicando todas las medidas necesarias para prepararnos lo antes posible al nuevo contexto económico que se está generando.

Inevitablemente, todas las cooperativas del Grupo Fagor han tenido que adaptar su actividad habitual y, aplicando las medidas establecidas en la situación de alarma, han podido continuar con gran parte de su producción.

El Grupo Fagor ante el Covid-19

Varias cooperativas han participado directamente en la lucha contra el Covid-19 y han fabricado productos o máquinas para fabricar diversos productos.

Mondragon Assembly firmó en marzo un contrato para la fabricación de cuatro máquinas para la fabricación de máscaras quirúrgicas para la empresa Bexen Medical. Para finales de abril se prevé producir cada mes 10 millones de máscaras quirúrgicas.

Fagor Electrónica trabaja junto con otras once empresas en la construcción de 5.000 respiradores. Estos respiradores son imprescindibles para combatir la insuficiencia respiratoria causada por el Covid-19. Debido a la gran necesidad que hay en los centros de salud, su fabricación es primordial.

Fagor Healthcare, por su parte, está fabricando alrededor de un millón de delantales para su uso en diferentes centros de salud, y su distribución ya ha comenzado. Además se están fabricando máscaras faciales y manguitos, tanto para el sector privado como para el público.

En marcha cumpliendo las medidas sanitarias

De forma directa, fabricando maquinaria o productos, o menos directamente, todas las cooperativas del Grupo Fagor están trabajando en la lucha contra el Covid-19. Siguiendo con nuestro carácter discreto, la mayoría trabajamos sin apenas levantar la voz, pero intentando ayudar en lo posible. Estos días, el personal sanitario es el protagonista y necesitan de toda nuestra protección y apoyo. Estamos muy agradecidos por su labor y dedicación. Nos sentimos orgullosos con los mensajes que recibimos, como por el recibido desde el Hospital de Cruces, cuando recibimos la foto de la máscaras enviada por Fagor Industrial.

Desde su aparición en China, Fagor Arrasate ha sufrido directamente los efectos del Covid-19, al tener que cerrar sus dos fábricas durante dos semanas, entre enero y febrero. Actualmente se está trabajando con casi toda la normalidad. En las instalaciones de Arrasate y Donostia, en función de los requerimientos de cada puesto, se está trabajando de forma presencial o a través del teletrabajo.

Fagor Automation está actualizando permanentemente los protocolos de seguridad para los empleados en función de las circunstancias. Y es que a nivel mundial, con 30 filiales, el cumplimiento de la normativa nacional es una cuestión de gran complejidad. En 100% de los trabajadores de la cooperativa están en activo. En aquellos casos en los que el trabajo así lo requiera, se está trabajando en los propios talleres y en aquellos casos en los que no se requiera presencia física, se sigue trabajando a través del teletrabajo.

Galbaian también ha podido mantener el 100% de su actividad gracias al teletrabajo. Sus clientes necesitan más que nunca el asesoramiento que se les ofrece y tras realizar algunas adaptaciones en el horario, la actividad se mantiene. En las próximas semanas se prevé la incorporación de miembros del equipo de trabajo en la sede de Arrasate. Para el regreso a las oficinas, pondremos todas las medidas y recursos marcados por los protocolos sanitarios para garantizar la salud y la seguridad de los trabajadores.

En las cooperativas Ederlan y Copreci se aplicaron protocolos de limpieza y desinfección, y todos los trabajadores trabajan con mascarilla.

La adecuación de los espacios de trabajo para el mantenimiento del espacio interpersonal y reorganización de horarios son la tónica general. Además, en algunos casos antes de entrar al trabajo se toma la temperatura de los trabajadores y las personas con mayor riesgo se quedan en casa.