Skip to main content

Estos últimos meses son varios los medios de comunicación que hablan sobre los problemas que atraviesa el sector de los semiconductores a la hora de hacer frente a la demanda actual. Por ello, Mikel Trojaola Ayastuy, gerente de Fagor Electrónica, ha querido ofrecer varios datos para ayudar a entender mejor la situación. En concreto, la cooperativa comenzó a fabricar semiconductores en el año 1965 y nunca antes había visto ninguna falta de provisiones capaz de parar sectores como el de la automoción -eso es lo que está pasando hoy en día-.  “La dependencia de las fabricaciones en Asia ha existido siempre, pero debido a algunas consecuencias de la pandemia que han terminado en un mayor consumo de ordenadores, teléfonos móviles, tablets, así como la necesidad de adaptar los teléfonos móviles a la tecnología 5G, o la mayor introducción del vehículo eléctrico, ha generado una disparada demanda de semiconductores. Por ello, muchos clientes han entrado en lo que se denomina fase de sobre pedido llevando todo ello a un colapso de la demanda con respecto a la oferta”, explica el gerente de Fagor Electrónica.

Todo ello ha producido una parada de producción de varios días en ciertas empresas y no se prevé que la situación mejore a corto plazo: ninguno de los sectores demandantes de semiconductores está reduciendo su demanda e incrementar las capacidades de producción de microprocesadores requiere un elevado tiempo. Eso sí, se estima que la situación pueda normalizarse para el segundo semestre del 2022.  De todas formas, hasta el día de hoy, Fagor Electrónica no ha tenido que parar su producción, en gran medida, gracias a la capacidad de adaptar su plan de negocio a cada situación y a la diversificación de los sectores y circuitos eléctricos. No obstante, el gerente de la cooperativa comenta que no se descarta que en algún momento haya que parar la producción debido a la falta de microprocesadores o de algún otro componente semiconductor. “Además, no hay que olvidar que China ha encarecido el precio de los componentes y su transporte. Eso también afecta al mercado europeo”, añade.

Por otro lado, la construcción de plantas para la producción de microprocesadores es una situación que “difícilmente” se daría en Europa y en el Estado Español, ya que debido al alto conocimiento tecnológico requerido y a las elevadas inversiones, requeriría una política tecnológica de país o continente. “Hoy en día, es una decisión difícil de tomar en Europa y en el Estado Español debido a los diferentes intereses de cada gobierno”, aclara el gerente de Fagor Electrónica. Hoy por hoy, es total la dependencia de la fabricación asiática de los microprocesadores dado que hace unos 20-25 años la industria electrónica optó por trasladar la fabricación de la mayoría de los semiconductores, incluyendo los microprocesadores, al sudeste asiático.

Semiconductores de Fagor Electrónica

Los semiconductores producidos por Fagor Electrónica pertenecen a la familia de los componentes discretos. Dichos componentes se encargan de rectificar, atenuar, limitar la señal eléctrica que circula por un circuito electrónico para que cuando llegue dicha señal al microprocesador o microchip del circuito esté en las condiciones adecuadas para que el microprocesador (cerebro) tome las decisiones pertinentes y emita las correctas señales o acciones para cualquier aplicación (vehículo, electrodoméstico, ordenador, servidor, ….). Dichos semiconductores son muy demandados en distintos sectores. “Como ejemplo, podemos comentar que uno de cada cuatro vehículos vendidos en el mundo o una de cada diez placas de cocción llevan componentes de Fagor Electrónica”, añade Trojaola.

Fagor Electrónica ha publicado una infografía queriendo explicar la crisis de los semiconductores: