Fagor Arrasate ha participado en el proyecto Aldahitz de Soziolinguistika Klusterra, dedicado al cambio de hábitos lingüísticos. El objetivo del proyecto es que las personas con dificultades para entender el euskera tengan una capacidad mínima de comprensión,  centrándose en garantizar la posibilidad de relacionarse en euskera en el ámbito laboral o en cualquier otra faceta de la vida.

Dentro de un proceso de 60 horas, los usuarios obtienen una comprensión del nivel A1 mediante unos ejercicios diarios. La metodología se centra en el libro Aldahitz Ikerketa – Uler-saioa.

Junto a Fagor Arrasate, el Departamento de Hacienda de la Diputación Foral de Gipuzkoa y la Escuela de Armería de Eibar han probado la metodología y prevén implantarla de forma más general partir de septiembre.

Más información en este artículo de Berria.