Skip to main content

Los cursos de formación profesional, desarrollo personal y para mejorar la empleabilidad son una constante en Fagor Ederlan. Un ejemplo de ello es el plan de formación personalizado que la cooperativa ha diseñado con la Escuela Politécnica Superior de Mondragon Unibertsitatea para mejorar la cualificación de aquellas personas trabajadoras de la cooperativa con perfiles académicos bajos. Son más de 40 las personas que se han apuntado a un plan de formación de 376 horas diseñado por ambas entidades que se desarrollará entre noviembre de 2021 y junio de 2022.

El objetivo de este plan de formación, cuya filosofía está estrechamente relacionada con los valores cooperativos de la organización, es doble; por un lado, abrir las posibilidades de promoción interna de la persona trabajadora y, por otro, dotar a Fagor Ederlan de más opciones de movimiento entre puestos de trabajo, ya que una misma persona podrá acceder a un abanico más amplio de puestos. Concretamente, la formación será impartida por Mondragon Unibertsitatea y contribuirá a mejorar la competitividad de la empresa -son más de 7.000 personas trabajadoras las que reciben la formación de dicho centro educativo cada año-.

Tal y como ha señalado Goiuria Sagardui, responsable de Formación Continua de la Facultad de Ingeniería, se entiende que la cualificación de las personas trabajadoras será “un aspecto crucial” para las organizaciones en los próximos años, y por ello, se quiere acompañar a las empresas en la formación y especialización de los profesionales.

Un trabajo conjunto

El plan ha sido diseñado conjuntamente entre Mondragon Unibertsitatea y personas técnicas de formación de Fagor Ederlan con un amplio conocimiento de las necesidades formativas y de las materias a impartir, con el fin de conseguir un enfoque teórico-práctico que se adapte a las situaciones reales de Fagor Ederlan, a las características de los puestos de trabajo de referencia y a los procesos implicados. Así, se cubrirán competencias en tecnologías clave para la actividad de la cooperativa, como la fundición, el mecanizado, los sistemas de automatización y la organización de procesos.

El programa de formación es flexible y, al tratarse de personas trabajadoras de distintas plantas que trabajan a turnos, se desarrollará en distintos lugares, con una veintena de profesores y profesoras expertas en cada materia. Los contenidos del programa se impartirán dos veces al día en diferentes sedes e incluso vía streaming cada día con la participación de profesores y profesoras de apoyo. Además, se realizarán simulaciones virtuales y prácticas tanto en los laboratorios de la Politécnica como en las plantas de producción de Fagor Ederlan.

Raquel Belategi, responsable del programa de formación de Fagor Ederlan, relaciona la iniciativa con “un movimiento estratégico”: “Este plan de formación y educación representa un beneficio, un reto y una oportunidad para las personas que participan. Somos conscientes del considerable esfuerzo que supone para todas ellas, sin embargo, con este programa es posible potenciar significativamente la polivalencia, el desarrollo personal y, en consecuencia, aumentar el valor añadido que aportan, así como la empleabilidad en Fagor Ederlan. as personas que participen podrán asumir nuevos retos y responsabilidades, desarrollarse más y ser parte de diferentes proyectos. Sin duda, se trata de un buen movimiento estratégico”.