Skip to main content

La cooperativa Copreci ha diseñado un Plan Estratégico 2021-2024, que entre otros, recoge un plan de inversión de crecimiento orgánico e inorgánico de 75 millones de euros. También pretende hacer una inversión de 20 millones de euros en I+D+i. Con todo ello, pretende crecer como proveedor global, ganando dimensión y capacidad, y seguir dando respuesta a las empresas cliente generando soluciones cada día más eficientes y sostenibles. Dicho plan incidiría en las variables de la dimensión, la regionalidad, la innovación, la sostenibilidad, la cadena de valor y también en el establecimiento de una estructura de alianzas e intercooperación empresarial que permitiría aprovechar las oportunidades detectadas en el mercado.

Dicho plan nace en un contexto favorable para la cooperativa, caracterizado por la alta demanda de los últimos trimestres. “Hemos trabajado a plena capacidad en todas las plantas. El movimiento ha sido mundial e impulsado por las restricciones a la movilidad y los confinamientos. Los consumidores han priorizado el gasto en la renovación de su equipamiento de hogar, lo que en nuestro caso supuso cerrar 2020 con unos ingresos de 200 millones de euros y la previsión de alcanzar los 250 millones en el presente ejercicio. Eso sí, tras el verano, la demanda ha empezado a estabilizarse”, aclara Imanol Oleaga Mendiaratz, director general de Copreci. De todas formas, esa situación no ha sido trasladada a los objetivos cuantitativos del Plan Estratégico. Según añade, “las proyecciones se han ajustado a un escenario más realista”.

Así, las previsiones de Copreci contemplan cerrar el ejercicio 2024 con unos ingresos sobre los 300 millones de euros y una plantilla que pasará de las 2.100 personas trabajadoras actuales a 2.500. Ese dimensionamiento asentaría la capacidad de servicio global de la cooperativa. Dicho eso, el director general subraya que se mantendrá la apuesta orgánica. “Ahora mismo estamos modernizando las plantas de Turquía y México y tenemos planes para el resto de las instalaciones en China, Italia, Estados Unidos y Chequia”, aclara.

Apuesta para seguir modernizando la planta de Aretxabaleta

En el caso de la sede central de Aretxabaleta, Copreci confirma la apuesta modernizadora de los últimos años y comienza a estudiar acciones a largo plazo que aseguren el crecimiento futuro. En general, las acciones prioritarias se orientarán a aumentar la digitalización y automatización de las líneas y a elevar la eficiencia. En el área del producto, insistirá en incrementar la propuesta de valor diferencial, que pondrá el foco especial en el desarrollo de las funciones y sistemas para “saltar del componente a la función”. El Plan Estratégico de Copreci también aboga por insistir en las acciones inorgánicas -sumaría un grupo a su perímetro de consolidación.- y buscar “un crecimiento de mochila ligera” -ya negocian alianzas con fabricantes locales en zonas como India, Rusia, Egipto o Chile-.

Por otra parte, el programa de I+D+i se centra en el objetivo de potenciar las tres competencias core actuales del grupo: el control, regulación y conducción del gas; el diseño, control y regulación de motores, bombas y ventiladores; y el calentamiento por inducción y la capacidad de industrialización. Y sin limitarse a ello, Copreci seguirá desarrollando proyectos relacionados con la sostenibilidad.