Fagor Industrial ha realizado una aportación económica de 10.000 euros al Ayuntamiento de Oñati para la mejora de la red de bidegorris del barrio de Santxolopeztegi. En concreto, el proyecto de movilidad ha posibilitado construir un nuevo tramo de bidegorri para quien quiera ir a la fábrica en bicicleta, patinete… Dicho proyecto favorece, entre otras, la seguridad de los y las trabajadoras y trabajadores. El coste total ha sido de 150.000 euros, y, aparte de Fagor Industrial, las cooperativas Ulma y Lana también han querido destinar una ayuda al proyecto -10.000 euros, cada una-. El Ayuntamiento de Oñati ha recibido también una subvención del Gobierno Vasco de 47.500 euros.

En general, el tramo acondicionado no es muy largo -ronda los 100 metros-, pero sí afecta a la seguridad de los usuarios de la red de bidegorris: hasta ahora, teniendo que salir del bidegorri, los que se dirigían al polígono industrial tenían que incorporarse a la carretera en la rotonda de Zubillaga. Eso no será necesario gracias a los trabajos realizados. “La rotonda era peligrosa y, al conocer el proyecto, la cooperativa mostró interés de ayudar”, explica Jone Urzelai, presidenta de Fagor Industrial. Sin limitarse a ello, los trabajos realizados sirven para impulsar la movilidad sostenible.

Por su parte, la alcaldesa de Oñati, Izaro Elorza, ha subrayado la colaboración entre instituciones y cooperativas: “La colaboración en un proyecto así siempre es positiva. Eso facilita mucho el camino de cada proyecto”.