Fagor Arrasate ha dado un nuevo salto tecnológico en su empeño por ofrecer tecnologías y procesos punteros. Esta vez, la cooperativa del Grupo Fagor ha incorporado el corte por láser en sus líneas para procesar acero y aluminio. Con ello, la cooperativa complementa sus capacidades técnicas, accede a nuevos sectores de actividad como el coche eléctrico y aumenta sus previsiones de ventas. Fagor Arrasate es especialista en el desarrollo de soluciones para el conformado y procesado de materiales metálicos y composites.

En concreto, la cooperativa ha incorporado recientemente a su actividad una tecnología de corte por láser para el procesado de bobinas metálicas que complementa sus capacidades técnicas – tanto para el desarrollo de soluciones de corte por láser como para el desarrollo de software de simulación- y que le permitirá acercarse al mercado con una oferta más completa e innovadora. Para ello ha contado con el apoyo de Danobatgroup entendiendo que su dominio de esta tecnología y su experiencia en el mercado serán un estímulo que posibilitará el acceso a nuevos nichos de actividad, tales como el de los fabricantes de nuevos componentes para el vehículo eléctrico, así como también a otros sectores como el de la climatización, los depósitos de acero o el menaje. La cooperativa prevé que las nuevas líneas de corte por láser aporten unas ventas anuales adicionales de entre 10 y 15 millones de euros en 2024.

La nueva oferta de Fagor Arrasate no ha sido desarrollada de un día para otro. La operación se enmarca en el trabajo de intercooperación que tanto Fagor Arrasate como Danobatgroup, pertenecientes a las divisiones de Automatización Industrial y Máquina Herramienta de Mondragon, iniciaron hace unos años con el objetivo de identificar posibles áreas de colaboración que les permitan ganar en competitividad en el mercado.

Tecnología de corte por láser, alternativa de las tradicionales líneas de corte

Las líneas de corte por láser a partir de bobina son una alternativa a las tradicionales líneas de corte mediante prensa en determinados segmentos de mercado que no requieren de elevadas cadencias de producción, como los nuevos nichos que crea la electro-movilidad, por la mayor flexibilidad que ofrecen. En definitiva, son varias las ventajas que ofrece dicha tecnología. Por un lado, al estar equipadas con una célula de corte por láser, estas líneas son más adaptables a los cambios en las necesidades de producción, pudiendo producir cualquier pieza en cualquier momento de una forma fácil y ágil. Además, prescinden de troqueles para el corte de formatos. Por ello, el cambio de producción de referencias es casi inmediato, evitando las paradas de producción asociadas al cambio de troquel. También ofrece mayor flexibilidad para la fabricación de piezas con geometrías complejas. Sin limitarse a ello, al partir de una bobina, se reducen los costes de producción porque se optimiza el uso de material y se reduce el desperdicio. Y los costes de instalación también son sensiblemente más reducidos ya que la línea es más compacta y no requiere ni de fosos, ni de edificios altos, ni de grúas para los cambios de troquel.