El Grupo Fagor ha recibido hoy, 25 de marzo, el premio Abbadia de la Diputación Foral de Gipuzkoa, en reconocimiento a su labor en favor de la normalización del euskera. Música, teatro, coloquio, entrega del premio, discursos de representantes… Diversas actividades enlazadas en un mismo acto. No ha sido una cita cualquiera para el grupo cooperativo y así lo ha reconocido el presidente del Grupo Fagor, Joxean Alustiza Usandizaga: «Somos un agente socioeconómico. Surgimos motivados por el compromiso con la sociedad. Y estamos en ello. Los retos, son importantes, sí. Pero, estamos contentos y contentas con el camino que estamos recorriendo. Este reconocimiento nos da fuerza para seguir adelante. Hoy, nuestra convicción es más fuerte que ayer”. En concreto, a través del premio Abbadia, la Diputación Foral de Gipuzkoa ha querido reconocer al Grupo Fagor la labor a favor de la normalización del euskera. Junto a Alustiza, han subido a recoger el premio representantes de cada una de las cooperativas del Grupo- en total, son ocho las cooperativas-, en representación del “colectivo y del trabajo en equipo”.

En su discurso, Alustiza ha recordado la trayectoria, agradeciendo el trabajo de “cada miembro” del grupo cooperativo, agentes y compañeros y compañeras de viaje. “En este recorrido, es necesario el esfuerzo de todas las personas. En definitiva, Fagor es el mayor grupo cooperativo industrial del País Vasco, por lo que los retos no son superables de un día para otro. Pero estamos en ello gracias al esfuerzo de todo el colectivo”, explica Alustiza. En concreto, el Grupo Fagor tiene 5.000 personas trabajando en el País Vasco; más de 10.000, distribuidas por todo el mundo. Y está formado por ocho cooperativas que operan en diferentes sectores. “Muchas y muy variadas”, sí. En muchos sitios, además. Pero en esa diversidad, el euskera siempre tiene su lugar”, ha añadido.

Asimismo, el Diputado General de Gipuzkoa, Markel Olano Arrese, ha querido reconocer la trayectoria del Grupo Fagor en la normalización del euskera. “Las cooperativas del Grupo Fagor han ratificado la posibilidad de dar pasos significativos a favor del euskera y mantener la competitividad en un mercado de grandes exigencias. Es un modelo a seguir”, subraya.

Resultados de lo realizado

El camino por la normalización del euskera no es nuevo en el Grupo Fagor. Los planes de euskera se pusieron en marcha en las cooperativas hace ya más de dos décadas. Y su influencia es notable. Por ejemplo, hace diez años, el uso del euskera en las Asambleas Generales de Fagor era del 32%. Actualmente es del 90%. Por otro lado, el nivel de bilingüismo también ha aumentado: hace diez años estaba en el 63% y, hoy en día, en el 83%. El presidente del Grupo Fagor se ha referido también a otro dato muy significativo en el acto de entrega del premio. En cuanto al uso oral del euskera, señala que en las cooperativas del Grupo la cifra es superior al 40%, 8 puntos más que en Arrasate.

El reto, abordado desde el compromiso

Alustiza ha reiterado su intención de seguir trabajando por la normalización del euskera “desde el compromiso”, y en ese trayecto ha querido subrayar el sentido que tienen las empresas y las cooperativas. Precisamente, la responsable de Gestión Social del Grupo Fagor, Leire Okarantza Ibabe, ha sido la encargada de hablar al respecto en la conversación que ha mantenido en un momento del acto con el sociolingüista Jon Sarasua Maritxalar: «Atribuir funciones propias al euskera en el mundo laboral pone en valor la lengua, enriquece el corpus (normalizando la terminología en euskera) y aumenta notablemente el número de personas euskaldunizadas, desarrollando sus competencias comunicativas en euskera». A su vez, ratificando la aportación de las empresas al euskera, el Grupo Fagor se ha mostrado dispuesto a ayudar a los agentes socioeconómicos que quieran profundizar en la normalización del euskera.

Asimismo, ha subrayado que el euskera aporta mucho a las cooperativas del Grupo Fagor. Entre los aspectos citados se encuentran la cualidad de pertenencia al lugar, la cercanía al pueblo y a las instituciones de su entorno, el valor de marca y la identidad, entre otros. “Se dice que quien da, también recibe. El caso de Fagor no es una excepción. Recibe mucho a cambio”, añade Okarantza.

Los planes de euskera

De nuevo, los representantes de Fagor han puesto en el punto de mira los planes de euskera con más de dos décadas de trayectoria, subrayando que para Fagor, “más que un objetivo, son un medio para llegar al objetivo”. Y han querido hablar de su aportación. Por un lado, explican que, siguiendo el camino emprendido durante 25 años, el Grupo va de trabajar en castellano a trabajar en euskera, “en lugar de dar más pasos y dar respuesta a nuevos retos”. Y también han mencionado la diversidad lingüística. En este sentido, han explicado que el Grupo Fagor ha realizado una gestión lingüística «consciente», dando un “lugar significativo” al euskera, entre otros, ofreciéndole espacios y funciones exclusivas y propias. “Es y será una lengua prioritaria en muchos ámbitos”.

En ese sentido, serían cuatro las líneas que tiene en el centro el plan de euskera que se acaba de actualizar. Por un lado, desde 2019, todos los puestos de trabajo de las cooperativas del Grupo Fagor tienen definido el perfil lingüístico. Incluso a quien menos se le pide, se le pide que entienda en euskera. En este sentido, el Grupo Fagor se ha comprometido a cumplir estrictamente la norma de los perfiles lingüísticos y a profundizar en los recursos para aprender euskera a través del plan de euskera actualizado.

Por otro lado, el Grupo seguiría poniendo vías para identificar, proteger y crear nuevos espacios denominados “arnasgune” en las cooperativas, entre otras cosas, para influir en los hábitos lingüísticos, para lo que fomentaría conversaciones bilingües. Y, además de los anteriores, el plan de euskera actualizado también actúa sobre la necesidad de dotar al euskera de funciones propias. “Como mínimo, Fagor desarrollará en euskera el ámbito institucional, las relaciones societarias y los proyectos sociales, y a partir de ahí, todo lo que se pueda hacer en euskera, se realizará en euskera”, ha explicado Alustiza. Sin quedarse en eso, poniendo la importancia del reto en el centro, ha reconocido la necesidad de legitimidad y fuerza. “Reconocimientos como el de hoy ayudan a estimular esa fuerza”, dice.

En estrategia empresarial

El Grupo Fagor aprobó el pasado año la estrategia de sostenibilidad Fagor 2030. Mediante ella trabaja con convicción para convertirse en un grupo industrial cooperativo referente en sostenibilidad, “en un trabajo constante de mejora del futuro”. Y, en ese camino, el euskera tiene presencia: se definieron cinco ejes estratégicos y, en uno de ellos, el euskera está presente. “El euskera tiene su lugar en la estrategia empresarial construida y aprobada de cara al 2030. No podía ser de otra manera. La empresa verdaderamente sostenible debe garantizar a las personas trabajadoras la posibilidad de trabajar en la lengua local” ha mencionado Alustiza.