Fagor Ederlan ha aportado 1,5 millones de euros al Grupo Fagor, para proyectos relacionados con la educación, el desarrollo social y sostenible e impulso de la aportación comunitaria. En concreto, esa es la cantidad que el fondo para la cooperación COFID de la cooperativa ha reunido. Dicho fondo contiene el 12% de los beneficios anuales, por lo que es una cantidad variable, relacionada con los resultados anuales de la cooperativa.

Según miembros de Fagor Ederlan, la decisión es fruto de la estrategia colaborativa “activa y permanente” que la cooperativa mantiene con la comunidad cercana. “Somos una cooperativa. Esa debe ser nuestra labor”, añaden. Entre otros, Fagor Ederlan trabaja para dar respuesta a las necesidades reales de la sociedad: “Ponemos en macha acciones, acuerdos y políticas con la intención de dar respuesta a las necesidades reales de la sociedad. Queremos seguir siendo coherentes con nuestro carácter y nuestros proyectos socio-empresariales”.

Así, Fagor Eederlan mantiene el compromiso de “colaborar en la transformación de la sociedad”. Para ello, centra sus fuerzas en tres ámbitos: sostenibilidad medioambiental, consumo responsable e inclusión social. Hoy por hoy, Fagor Ederlan colabora con 37 iniciativas. Cada una de ellas tiene su carácter, tamaño y característica propia.

En general, Fagor Ederlan colabora con las entidades locales. Ejemplo de ello son Arrasate Musikal, Goieskola y varias dinámicas deportivas -iniciativas deportivas para niños y niñas, jovenes… de Eskoriatza, Bergara, Arrasate y Aretxabaleta-. Sin limitarse a ello, la cooperativa sigue colaborando con iniciativas relacionadas con el Impulso Social y Cooperativo, como pueden ser proyectos relacionados con la innovación social y el euskera, la asociación Mundukide y cooperaciones e otro tipo. Miembros de la cooperativa también ayudan a las asociaciones Zaporeak, Iturrigorri, Aspanogi, Aspargi y Retinosis Gipuzkoa.

Oportunidad para abrir puentes

Miembros de Fagor Ederlan han recordado que la oportunidad de abrir puentes para la colaboración no está cerrada: “Es muy fácil. Hay que mandar una solicitud a través de carta o correo electrónico. Habrá que responder un cuestionario para dar a conocer el proyecto y la entidad”. En concreto, sería la cooperativa la responsable de estudiar la solicitud y tomar una decisión respecto a ella. Entre otras, miembros de Fagor Ederlan estudiarían el impacto que cada proyecto tendría en el desarrollo social y cultural.